Los ecosistemas marinos son considerados de los espacios más fascinantes del planeta. Aun cuando existen cientos o miles de investigaciones en estos ambientes, se desconoce un gran porcentaje de las especies que ahí habitan.

La diversidad de ecosistemas asociados con el agua de mar es muy grande, lo que genera entonces que exista una gran diversidad de organismos que tienen adaptaciones que le permitan sobrevivir a condiciones muy extremas como lo son la desecación y el golpe del oleaje en ecosistemas más someros, hasta poca cantidad de luz y oxígeno en las profundidades abisales, donde definitivamente los humanos seríamos incapaces de sobrevivir.

Actualmente esas adaptaciones que presentan los organismos son insuficientes para lograr su supervivencia debido a que están ocurriendo cambios acelerados en las condiciones ambientales en el planeta debido al denominado Cambio Climático.

El cambio climático se está acelerando

El cambio climático es un fenómeno natural producido principalmente por una altísima concentración de gases de efecto invernadero, como el dióxido de carbono (CO2) y el monóxido de carbono (CO), que al acumularse en la atmósfera producen alteraciones en los ciclos naturales, generando algunos efectos como un aumento en la temperatura de la tierra conocido como calentamiento global.

Estudios geológicos de la Tierra han demostrado que estos cambios extremos en la temperatura han ocurrido en distintos momentos en su historia, pero que nunca habían sido en tan poco tiempo, por lo que los organismos que habitaban en esa época tenían la capacidad de irse adaptando gradualmente. Actualmente estos cambios que, si bien son naturales, se han visto acelerados por la liberación no controlada de los gases de efecto invernadero principalmente por las industrias, desde la revolución industrial.

Quizas es dificil pensar en cuales son realmente los efectos de este aumento de temperatura sobre los organismos que viven en el mar, debido a que en su maypría se encuentran sumergidos la mayor cantidad de tiempo, y es por eso que a continuación les presentaré algunos ejemplos de como el cambio climático los está afectando.

Asociados para sobrevivir

Los corales son organismos invertebrados que viven exclusivamente en ecosistemas marinos y forman colonias con agrupaciones de pequeños pólipos. Dentro de los corales, existe un grupo que forma un esqueleto de carbonato de calcio y son los que forman las  estructuras base en los arrecifes coralinos, y estos, además de construir estos magníficos escenarios marinos, tienen una característica que los hace muy especiales e indispensables para los ecosistemas: los tejidos de sus pólipos tienen en su interior unas algas microscópicas llamadas zooxantelas que viven en una relación simbiótica con ellos.

Estas algas antes mencionadas realizan el proceso de fotosíntesis ayudando a la nutrición de los pólipos (los cuales también pueden alimentarse de organismos pequeños provenientes del plancton), pero además diversos estudios han comprobado que estas algas son capaces de tomar el CO2 de la atmósfera terrestre y transformarlo en oxígeno, en mayor proporción que los bosques amazónicos.

El aumento de la temperatura en los océanos ha hecho que los pólipos liberen las zooxantelas asociadas a sus tejidos, produciendo lo que se conoce como blanqueamiento de coral, y limitando la supervivencia del coral y de todos los organismos que viven en los arrecifes coralinos.

Es importante resaltar que los corales son capaces de recuperar sus zooxantelas si esta variación en la temperatura es por cortos períodos de tiempo, pero que al ser por tiempos prolongados, los corales pierden esta capacidad y terminan muriendo.

Uno de los ejemplos más conocidos de los arrecifes es en Australia, especificamente en la Gran Barrera de Coral, la cual tiene una extensión de 347.800 km², y que se ha determinado que al menos dos terceras partes se han perdido debido al calentamiento global, y aún no se han conseguido soluciones ante este problema.

Es realmente preocupante la pérdida de los arrecifes ya que según estudios, estos ecosistemas albergan al menos el 30% de las especies marinas que conocemos, y al perder los corales como organismos claves, también pueden desaparecer el resto de las especies que ahí habitan.

 

No tolero el agua dulce

Uno de los efectos conocidos que tiene el cambio climático es un aumento de las lluvias en algunos lugares y una mayor frecuencia de sequía en otros, y los organismos marinos definitivamente son afectados gravemente por estas condiciones.

Existen organismos que viven en ecosistemas que se encuentran a poca profundidad, y cuando las lluvias son muy intensas el agua dulce al ser de una densidad menor que el agua salada genera que no se mezclen con la misma velocidad. Esto ha causado que en muchas ocasiones, organismos que no toleran el agua dulce estén constantemente sometidos a la presencia de la misma y mueren por esta razón.

En Venezuela, en los años noventa ocurrió algo como lo descrito anteriormente, y muchísimos de los arrecifes coralinos quedaron por semanas sometidos a una capa de agua dulce. Ellos al no poder moverse, quedan sujetos a las condiciones ambientales, y mueren por no poder seguir alimentandose.

Por otro lado, en zonas donde la sequía ha sido lo que prevalece en este tiempo de cambios en el clima, muchos de estos ecosistemas someros cada vez más pierden profundidad, y así como los organismos no soportan el agua dulce, tampoco soportan la desecación y las altas temperaturas. Ejemplo de ello son estos organismos que viven en zonas rocosas, donde en general los organismos viven fijados a las mismas y dependen de que la marea o las olas les lleven agua a estos sistemas. Al haber una profundidad menor en el agua, muchas veces la ola no llega a los lugares donde se encuentran los organismos, quedando expuestos al aire y al sol, y muriendo al no poder moverse.

 

Aún tenemos esperanza

Aunque suena bastante desalentador toda la situación que conlleva el cambio climático tan acelerado, existen organizaciones científicas a nivel mundial estudiando estos efectos, y buscando tomar medidas que ayuden a la sobrevivencia de nuestras especies.

Nosotros también podemos ayudar, generando menos desperdicios tóxicos que crean un grave impacto en los ecosistemas marinos, y educándonos sobre otras medidas que podemos tomar desde nuestras casas, para aportar desde nuestro espacio en la conservación de los ecosistemas.

 

Imágenes

Imagen 1: Asociación entre zooxantelas y pólipos de coral. Tomado de http://blogs.eltiempo.com/biogenic-colombia/2014/11/14/cambio-climatico-en-arrecifes-de-coral/

Imagen 2: La gran barrera de coral en la zona de Samoa Americana antes de sufrir un importante deterioro en la imagen de la izquierda (diciembre 2014) y después en al de la derecha (febrero 2015). Tomada de https://picazo.eltiempo.es/2016/04/27/el-preocupante-deterioro-de-los-arrecifes-de-coral/

Imagen 2: Gran Barrera Australiana. Tomada de https://picazo.eltiempo.es/2016/04/27/el-preocupante-deterioro-de-los-arrecifes-de-coral/