En un artículo anterior les mencioné como los ecosistemas marinos con todos los organismos que los componen, se han visto afectados por las grandes variaciones producidas por el fenómeno del cambio climático.

Pero definitivamente los organismos marinos no son los únicos que se ven afectados por esta variación, ya que en los ecosistemas terrestres existe una gran diversidad de organismos que día a día sufren las consecuencias de los cambios en el clima.

¡No puedo subir más!

Dentro de las montañas, existe una gran cantidad de ecosistemas que van cambiando de acuerdo a la altitud. A medida que la altura aumenta, las temperaturas de los ecosistemas se hacen menores, y también disminuye la concentración de oxígeno en el aire. Debido a las condiciones antes mencionadas, los organismos presentan una gran cantidad de adaptaciones que les permite sobrevivir en estos ambientes en las alturas.

Debido al cambio climático, investigadores han demostrado que algunos organismos se han ido moviendo a zonas más altas, adaptándose así al cambio, y que otras especies que no tienen movilidad han ido desapareciendo. Pero ¿qué pasa con aquellas especies que ya vivía en las cumbres de las montañas? Aquí la situación se vuelve más compleja ya que ¿para dónde pueden moverse los animales si la montaña no se hace más grande? y la respuesta a esto es que no pueden seguir subiendo, lo que genera que las especies que viven en las cumbres de las montañas muy probablemente irán desapareciendo a medida que las temperaturas vayan aumentando en la superficie terrestre.

Y ¿dónde está mi casa?

Otro de los efectos del cambio climático son las inundaciones por el aumento del nivel del mar, lo que trae como consecuencia directa una desaparición de la mayoría de las costas que conocemos.

Al reducirse las costas, muchas poblaciones de animales (incluyendo a los humanos) perderán sus casas, y esto actualmente podemos verlo en países como India, China, Brasil, Mexico, Haiti, Estados Unidos. Pero los humanos no somos los únicos que nos vemos aectados.

Existen animales como lo son las aves playeras y las tortugas, que requieren de zonas específicas para anidar año tras año, y estas zonas son las costas arenosas en muchos de los países del mundo.

Las tortugas son de los organismos más afectados debido a que deben esperar décadas hasta poder reproducirse y colocan sus huevos en la misma playa donde nacieron. Se imaginan ¿qué pasaría si al volver no consiguen la playa donde nacieron? Muy probablemente esto pueda ocurrir dentro de unos años cuando se pierdan las costas arenosas, evitando así que muchas de las tortugas adultas puedan colocar sus huevos, y con ello, seguir afectando estas poblaciones de reptiles que cada vez están más vulnerables.

Por otro lado, las aves playeras no solo anidan en la arena de la playa, sino que también consiguen su alimento en este espacio, y muchos de estos organismos pequeños que son presas de las aves playeras, pueden desaparecer debido a que ahora estarían más sumergidos.

¡Me derrito!

Es bastante común actualmente escuchar en los medios de comunicación que los polos (norte y sur) se están derritiendo, y muy probablemente no sabemos cómo esto puede afectar a los ecosistemas del planeta.

El planeta Tierra tiene su superficie cubierta principalmente por agua, de la cual aproximadamente el 98% está representada por agua salada, y dentro del 2% restante la mayor parte está representada por el agua congelada en los polos por cauces subterráneos y sólo el 0,0025% es el agua disponible que tenemos para el consumo de todas las especies.

Al derretirse los polos por el cambio climático, los organismos que ahí habitan, como los osos polares y las focas en el polo norte, o los pingüinos en el polo sur, perderían su hábitat, y con ello y con las bajas probabilidades de adaptarse a nuevos ecosistemas, muy probablemente se extinguirían.

Por otro lado, tanto los pingüinos como los osos polares son depredadores, y ayudan a mantener el equilibrio ecológico en los ecosistemas donde habitan, así que si ellos desaparecieran, muy probablemente el resto de las poblaciones animales en el ecosistema también se verán afectadas.

Pero eso no es lo único, también, a medida que los bloques de hielo caen van sumando agua dulce a los océanos, lo cual tiene como consecuencia una disminución en la salinidad que afecta directamente a todos los organismos marinos, de los cuales la mayoría no toleran cambios grandes en la salinidad, y por otro lado aumenta el nivel del agua, produciendo inundaciones en distintas regiones del planeta.

Sí se puede

Organizaciones a nivel mundial aparte de hacer estudios exhaustivos con respecto a los efectos del cambio climático en las especies han hecho campañas de concientización en todos los niveles de la sociedad, y han tratado de sensibilizar a las personas en cuanto a la repercusión que tiene este problema no sólo para las especies de animales silvestres, sino para la humanidad.

Muchos países se han unido en pro de la conservación de los ecosistemas y con miras a tomar medidas drásticas para poder proteger a las especies como las conocemos.

Aun así, queda mucho por hacer, y definitivamente ¡TÚ puedes hacer la diferencia!

Es por ello que los invito a leer más sobre algunas de las medidas que podemos tomar desde nuestras casas para así poder ayudar al planeta. Las próximas generaciones cuentan contigo para tener un mundo más sano.