Siempre hemos escuchado que el trabajo en equipo es fundamental para lograr grandes cosas. Los trabajadores en las empresas, tanto las grandes como las pequeñas, deben trabajar todos juntos por un fin común, y es por ello que el engranaje entre ellos es importante. Para ello no solo se necesita que todos hagan bien su trabajo, sino que también exista comunicación entre sus trabajadores, así el trabajo se hace más sencillo y los objetivos son más alcanzables.

En el reino animal, no existen contratos por los cuales los organismos trabajan en conjunto, sino que en vez de esto, los organismos se agrupan para sobrevivir, siendo la búsqueda de alimento, la protección de las crías y de los individuos más débiles (y hasta la reproducción) algunas de las acciones que ayudan a esta supervivencia tanto de los organismos como de la especie.

Dentro de los insectos, el grupo de los insectos sociales como las abejas, las hormigas y las termitas son de los animales que por excelencia sabemos que tienen una organización increíble dentro de sus colonias, en donde la división del trabajo es primordial. Hay algo que llama la atención y que quizás no todos lo saben: todos los individuos dentro de una colonia no son exactamente iguales, y su forma está asociada a la función que cumplen dentro de su población. Esto ocurre solo en los insectos sociales y a cada tipo de individuo dentro de una colonia se le llama casta.

Castas: trabajo en equipo

En cuanto a las abejas, podemos conseguir tres castas dentro de una misma colonia, las cuales son las obreras, la reina y los zánganos. Las obreras que son aquellas encargadas de construir el panal, alimentar a las larvas de la colonia, mantener limpio el panal, del cuidado de la reina, vigilar y proteger a la colmena, buscar y almacenar el alimento… es decir que prácticamente se encargan de hacer todo el trabajo pesado dentro de la colonia.

Aunque  éstas son las más pequeñas de la colonia son las que tienen un mayor número de individuos, y la razón es que deben realizar la mayor cantidad de trabajo para la supervivencia de la población; siempre son hembras, y tienen como características principales el poseer una excelente visión y unas mandíbulas muy desarrolladas que las ayudan en la defensa y construcción de la colmena, al igual que tener  un aguijón, el cual no aparece en todas las castas.

Por otro lado está la abeja reina es la encargada de procrear a todos los individuos de la colmena y de mantener el orden dentro de la misma; ésta a su vez es la más grande de toda la población y tiene un abdomen mucho más grande en comparación a las demás, y aunque tienen aguijón, se dice que solo lo utilizan para defenderse de otras reinas.

En algunos lugares es posible conseguir dos reinas dentro de una colmena cuando una va a reemplazar a la otra por vejez. Por último están los zánganos, que son las únicas abejas machos dentro de la colonia y son los encargados de procrear con la reina para producir las larvas que mantendrán a la colonia viva; éstos representan una cantidad pequeña de abejas que probablemente llegue a unos pocos cientos.

Es interesante saber que las hembras no se reproducen con un solo macho, sino que de hecho lo hacen con varios, ayudando así a que exista mayor diversidad genética dentro de la población, así que no les extrañe si ven dentro de una misma colonia abejas de una misma casta con tonalidades de colores diferentes.

¿Qué causa estas diferencias entre las castas?

La diferencia morfológica y hasta de conducta que existe entre las obreras y la reina se basan principalmente en el suministro de la jalea real que varía según proporción de acuerdo al papel que cumplirán en la población: se dice que las abejas reinas son criadas desde larvas en las celdas reales donde se les suministra jalea real pura durante todas las etapas de su desarrollo, mientras que a las larvas que serán abejas obreras aunque inicialmente son alimentadas por jalea real mezclada con polen. Posteriormente se les cambia la dieta a miel y polen, y así estas diferencias en la alimentación generan un cambio morfológico que determina a la casta a la que pertenecerán. La jalea real no es un alimento que consiguen las abejas en las plantas, sino que realmente es producido por las mismas abejas obreras.

Como les mencioné inicialmente, las abejas no son los únicos insectos que trabajan en equipo, las hormigas y las termitas también tienen esta organización pero la llevan a otro extremo, ya que hay una mayor división del trabajo dentro de la colonia, y se pueden conseguir hasta 5 castas distintas dentro de la misma población, pero en una publicación más adelante les hablaré sobre estos y otros grupos de animales.

Es realmente increíble que exista este nivel de organización tan complejo y eficiente en estos animales tan pequeños, y que el hecho de que siga apareciendo en la población nos denota que el trabajo en equipo hace más fácil que las especies como estas puedan permanecer en el tiempo.

 

Imágenes

Imagen 1: Abeja buscando néctar en las flores. Tomada de http://www.bioenciclopedia.com/abeja/

Imagen 2: Castas dentro de las abejas. Tomada y modificada de http://ecocolmena.com/ciclo-de-vida-de-las-abejas/tipos-y-castas-de-las-abejas/