El mundo animal es muy diverso,  esta variedad no solo está asociada a formas, colores y tamaños sino que también existe diversidad de comportamientos qué aunque parecen distintos, capacitan a las a especies a sobrevivir en distintas situaciones. Y es interesante notar que, aunque las actividades de los organismos son diferentes el trabajo en equipo es un comportamiento que se repite.

Anteriormente les comenté que existen ejemplos de trabajo en equipo en diversos grupos animales, en los artículos anteriores les hable sobre como dentro de los insectos, las hormigas, termitas y abejas hacen un trabajo sumamente eficiente dentro de sus colonias, y posteriormente les hable que en vertebrados como los peces y las aves hay varios ejemplos de cómo al trabajar en conjunto pueden mejorar su supervivencia.

Los mamíferos no son la excepción, y es realmente interesante saber que existen innumerables ejemplos de cómo los individuos que conforman las poblaciones trabajan en conjunto de distintas maneras.

Limpios y desparasitados

Los primates son de los animales que tanto por su presencia como por su comportamiento, se asemeja más a los humanos, y esto ha sido bien documentado a lo largo de los años.

Uno de los comportamientos en los cuales podemos denotar que existe trabajo en equipo es cuando los primates revisan y extraen parásitos externos en los otros individuos que pertenecen a su manada. Quizás se podría pensar que este trabajo no es el más agradable del mundo y por supuesto pensar ¿qué gana un individuo quitándole los parásitos a otro? Y la realidad es que gana muchísimo, ya que el eliminar los parásitos de sus compañeros, evita que los mismos lo afecten a sí mismo, y es una manera de proteger a toda la población evitando también el contagio de las enfermedades.

Caza compartida

Depredadores africanos

Los leones son felinos carnívoros que para poder alimentarse necesitan cazar activamente, la cual es una actividad que requiere de una inversión de energía enorme. Generalmente las presas que capturan son animales mucho más grandes, muy veloces y muchas veces su captura es un peligro para los mismos leones debido a que poseen cuernos o cachos que pudiesen matarlos, y aunado a eso es bien conocido que los leones no son de los felinos más rápidos que existen, haciendo que sea complicado hacerlo por un solo individuo, y es aquí donde aparece el trabajo en equipo.

Es por ello que las leonas (si, porque son ellas quienes realizar la labor de cacería en la manada), generan una estrategia de cacería, en donde al menos dos leonas comienzan a perseguir a un grupo de presas haciendo que las mismas se separen en varias direcciones, posteriormente otras leonas detectan dentro de este grupo alguna presa que sea más débil (quizás alguno que esté herido, que sea más viejo o quizás uno más pequeño y con poca experiencia para escapar), y luego la leona más rápida de la manada es quién corre a alta velocidad para atrapar a la presa.

Pero el trabajo en equipo no cesa aquí, ya que luego de que esta leona se avalancha sobre la presa, por supuesto que la presa no se queda quieta sino que comienza el trabajo difícil: lograr abatir a la misma, y es aquí donde entran el resto de las leonas a ayudar a la primera, ya que de esto dependerá la alimentación de todos los individuos de su manada, alimento que por cierto puede ser el único que obtendrán por una semana.

El ejemplo de los leones no es el único que existe sobre caza en conjunto, y dentro del mar otros mamíferos como las ballenas jorobadas y las orcas también trabajan en equipo para lograr conseguir su alimento.

¿Cómo se trabaja en equipo en el mar?

Las orcas son conocidas por su agilidad y efectividad a la hora de cazar cualquier tipo de presas, y cuando se trata de peces que son mucho más pequeños que ellas, usan una técnica muy interesante en la cual un grupo de la manada al golpear sus colas en las superficie del agua van “arreando” a los peces hacia un lugar específico, controlando entonces el movimiento de los mismos; posteriormente, otro grupo de orcas se sumerge por debajo del banco de peces y comienza a botar una gran cantidad de burbujas que obliga a los peces a ir cada vez más cerca de la superficie. Estas burbujas crean como una pared que los imposibilita a salirse de esta red, y ahí es cuando los individuos de esta manada atrapan a los peces que necesitan para alimentarse.

Durante este trabajo en equipo, se ha reportado que los miembros de la manada hacen diversos sonidos debajo del agua comunicando los movimientos que debe hacer cada uno. Los movimientos son sumamente cuidadosos y estudiados antes de realizarlos, asegurando su supervivencia.

Tanto en el aire, en la tierra y en el mar, y sin importar el tamaño de los individuos o el papel que jueguen en los ecosistemas, está comprobado que el trabajo en equipo hace que las especies puedan sobrevivir ante las condiciones extremas a las que deben enfrentarse diariamente.

Nosotros como humanos también podemos usar estos ejemplos para tratar de trabajar en equipo, y así como las demás especies, vivir en equilibrio y con respeto ante la vida de todo lo que nos rodea.