Si has visto una película o leído un cómic de los X-Men, quizá crees que los poderes de estos superhéroes mutantes son sólo inventos fantasiosos imposibles, pero acá te mostraremos a cuatro animales que, si bien no tienen los mismos poderes exactos, hacen cosas que sorprenderían al mismísimo Stan Lee.

4. Cíclope – Camarón Pistola

Crédito: Marvel Comics.
Crédito: Arthur Anker / Flickr.

Cíclope es el X-Men que dispara rayos láser desde sus ojos y cuya novia está obviamente enamorada de Wolverine. No sabemos de algún animal cuya novia esté enamorada de Wolverine (su amor está comprometido con el bulldog francés de Hugh Jackman, Dali), pero el camarón pistola tiene un arma natural que bien podría ser un rayo láser destructor: cerrando rápidamente una de sus pinzas, el camarón pistola puede crear una burbuja que logre una temperatura de más de 4400°C, acompañada de un ruido de 210 decibeles (más ruidoso que un disparo de pistola) y un destello de luz. La ráfaga de agua y el ruido que se desprenden de esta burbuja pueden aturdir y matar a su presa.

Además, como un buen X-Men, el camarón pistola puede trabajar en equipo con otros animales: a este crustáceo tropical se lo ha estudiado cooperando con peces góbidos y esponjas de mar, creando una relación simbiótica de mutuo beneficio.

3. Tormenta – Termitas

Crédito: 20th Century Fox.
Crédito: AwOiSoAk KaOsIoWa, Attribution Share-Alike 3.0 Unported.

Mentiríamos si dijéramos que las termitas pueden literalmente controlar el clima de la misma forma que la heroína Tormenta; las termitas no disparan relámpagos desde sus pequeñas patas. Pero lo que sí pueden hacer las termitas es controlar el clima dentro de sus nidos: las estructuras que construyen (que pueden llegar a medir 9 metros) usan los cambios de temperatura del ambiente exterior para crear flujo de aire dentro del nido.

Funciona así, a grandes rasgos: la superficie exterior de un nido de termitas es poroso, y el nido en sí tiene una chimenea grande flanqueada por pequeñas “flautas”, torrecillas delgadas. La temperatura de la chimenea grande central se mantiene más o menos constante a través del día, pero las flautas se calientan rápidamente con el sol. El aire caliente dentro de las flautas escapa a través de los poros de la estructura, y entra aire fresco a la chimenea central. Las termitas, en otras palabras, tienen un sistema natural de aire acondicionado que de hecho ya inspira a algunos arquitectos alrededor del mundo. ¿Tormenta se asegura de que sus colegas estén frescos en un día caluroso? No lo creo. Punto para las termitas.

2. Mystique – Pulpo Imitador

Crédito: 20th Century Fox.
Crédito: Silke Baron, Attribution 2.0 Generic.

Los X-Men tienen una poderosa enemiga/amiga ocasional en Mystique: puede cambiar su apariencia a la de cualquier otro ser humano, y así logra engañar a sus enemigos. El pulpo imitador tiene un poder similar; si bien todos los pulpos tienen la habilidad de cambiar el color y textura de sus pieles para camuflarse con su entorno, el pulpo imitador nativo de Indonesia es el único que se ha observado imitando (de manera bastante convincente) a peces león, serpientes de mar y platijas. Se cree que el pulpo imitador escoge a qué animal se parecerá dependiendo de la zona en la que esté y de sus posibles atacantes; los pulpos son animales sumamente inteligentes y saben qué animal le daría miedo a cada depredador. Además se dice que el pulpo imitador puede tomar forma (menos convincente) de otros animales como medusas, anémonas, ostras e incluso cangrejos, a los que engaña haciéndose pasar por un macho dispuesto a aparearse y luego se come a la hembra que tome interés en él.

Este animal ha sido observado con conductas caníbales, y se cree que su propósito no es nutricional sino para mantener el control de un territorio. Con esto y el engaño a los cangrejos es claro que el pulpo imitador es un supervillano en potencia y sería un excelente miembro del ejército de Magneto.

1. Wolverine – Ajolote

Crédito: 20th Century Fox.
Crédito: Esteban Acquaviva, Creative Commons Attribution-Share Alike 4.0.

Los parecidos entre Wolverine y un ajolote no sólo se limitan a sus peinados; el héroe icónico de la saga X-Men es un poderoso mutante cuyo poder principal no son las garras metálicas que salen de sus nudillos, sino la habilidad de regenerarse después de cualquier ataque. En esto, el pequeño anfibio mexicano se gana sin duda la medalla de adamantium.

Muchos animales pueden regenerar partes de su cuerpo. Varias especies de insectos, moluscos y anfibios pueden recuperar colas y colas que hayan sido cortados. El ajolote, sin embargo, los supera en capacidad porque puede regenerar su mandíbula, espina dorsal, cerebro y cualquiera de sus miembros sin cicatrices; ningún otro animal puede regenerar su sistema nervioso entero de la manera en la que el ajolote lo logra. No significa que el ajolote sea invulnerable o inmortal: es posible matarlos, y de hecho están en grave peligro de extinción, pero se trata de animales fascinantes que pueden enseñarnos mucho sobre cómo se pueden regenerar los seres vivos. Esperemos que los experimentos que se hagan con el ajolote no sean tan barbáricos como los que practica el Proyecto Weapon X sobre Logan.

La fantasía de los superhéroes es divertida porque, en su nivel más básico, nos hace preguntarnos qué haríamos si tuviéramos poderes sobrehumanos. Ahora sabemos que existen animales para quienes estos poderes son la rutina cotidiana, y que quizá bostezarían a la mitad de una película de X-Men con un comentario sobre cómo Jennifer Lawrence no sabe actuar y los poderes se ven muy falsos.