No te alarmes, de ninguna manera recomendaría que no le des afecto a tu perro, es una de las cosas que más disfrutamos hacer con nuestros hijos peludos y que definitivamente estrecha el vínculo entre nosotros.

El problema es que muchos pawrents se dedican a dar cariño a sus peludos en todo momento, incluso cuando es contra producente.

¿Cómo puede ser contra-producente darle afecto a nuestro perro?

Los perros viven en un mundo de causa y efecto inmediatos. El cariño es una manera de reforzar su conducta y muchas veces se lo ofrecemos en el momento equivocado.

Una de las formas más fáciles de provocar que nuestro perro se desequilibre y, consecuentemente, se porte mal, es ofrecerles afecto en todo momento.

Si tu perro tiene problemas de conducta, darle cariño no va a mejorar eso. El amor debe ser una recompensa a la estabilidad. No se trata de racionar el cariño que les damos sino de ofrecérselos en el momento indicado.

¿Cuándo no darle afecto a nuestro perro?

Cualquier momento en el que tu perro esté haciendo algo que no debería hacer o no quieres que haga es un mal momento para darle afecto. Sin embargo, hay momentos que pueden ser difíciles de identificar para nosotros:

Si tu perro tiene miedo, por ejemplo, es probable que tu primera reacción sea angustiarte por él, acariciarlo y cargarlo en brazos para “consolarle” como harías con un niño humano. Grave error.

Recuerda que los perros se comunican de manera diferente.

Al darle afecto en ese momento sólo le estamos diciendo “está muy bien que tengas miedo” y le estamos transmitiendo una energía inestable, cuando el mensaje correcto debería ser “no tienes nada que temer”. Bastante diferente ¿no te parece?

Lo mejor que puedes hacer en ese caso es hablarle con calma y sobre todo proyectarle la energía firme y tranquila de un líder. Una vez que se calme y veas que no siente miedo, entonces  puede ofrecerle tu afecto.

Lo mismo pasa cuando nuestro perro se muestra agresivo. La agresividad por el miedo suele ser alimentada por pawrents consoladores. Si tu perro le tiene miedo a otro perro, por ejemplo, y su reacción al verlo es ladrarle y mostrarle los dientes, lo menos que debes hacer en ese momento es ofrecerle tu cariño, lo correcto en ese instante sería corregir esa conducta.

De lo contrario sólo estarías reforzando positivamente un comportamiento indeseado.

¿Cuándo darle afecto a nuestro perro?

El momento adecuado para darle afecto a nuestro perro es cuando esté relajado, o como refuerzo positivo para una conducta deseada.

Darle afecto a nuestro perro es también una necesidad para nosotros, pero por favor no seamos egoístas y tomemos en cuenta también las necesidades de ellos.

Es de suma importancia que recuerdes que antes del afecto, necesitas ofrecerle a tu perro el ejercicio y la disciplina que necesita. De lo contrario, lo más probable es que tengas a un perro con problemas de conducta.

Si quieres tener un perro equilibrado y feliz, asegúrate de darle afecto en el momento adecuado. Tener un perro no se trata sólo de satisfacer nuestras necesidades, para que la relación sea equilibrada, es nuestra responsabilidad  satisfacer las suyas y entender cómo funciona su psique.

MASCOTAS