Ya debes saber que el paseo es de suma importancia para los perros, ya que es una actividad gracias a la que tienen parte del ejercicio  que necesitan para estar equilibrados y es clave para que tu perro te identifique como su líder. También debes saber que siempre, no importa qué tan bien portado sea tu perro, debes llevarlo con correa.

¿Qué correa usar?

La variedad de correas y collares disponibles en tiendas tanto físicas como on line es infinita: varían en longitud, materiales, tamaños y colores.

Este tipo de elecciones siempre son personales, ya que dependen de las características  tanto de tu perro como tuyas.

Correas extensibles

Desde hace años están muy de moda las correas extensibles, muchas personas las prefieren porque piensan que el perro necesita “libertad” durante el paseo.

En efecto nuestros perros necesitan también ratos para andar, correr y jugar libres (Siempre en lugares cerrados y seguros para ellos: Los parques para perros son el lugar perfecto para esto), pero recuerda que el paseo es una actividad en la que además de ejercitarse, conocer el mundo, olfatear y marcar territorio, tu perro debe conectar contigo como su líder, no vagar solo.

Este producto está pensado en base a la comodidad de la persona, no de las necesidades reales del perro. Recuerda que durante el paseo tu perro debería caminar a tu lado o detrás de ti sin que la correa esté tensa y este tipo de correas siempre lo están.

Además, al detener la extensión de la correa cuando tu perro va andando, produces un tirón inesperado para él que no sólo puede asustarle sino hacerle daño físico. También es común que los perro sufran de quemaduras por fricción si se les enreda el nylon en alguna parte de su cuerpo.

En sentido general no recomiendo usar este tipo de correas, excepto en casos en los que el humano tenga dificultades para moverse y el perro sea extremadamente tranquilo y despreocupado (sin problemas de conducta).

Correas de metal

Hay carios tipos de correas hechas con cadenas de metal que personalmente tampoco recomiendo, ya que por su peso siempre generarán un mínimo de tensión aunque el perro no esté tirando de la correa.

Recuerda que la correa es una extensión de tu brazo, y por medio de ella le transmites constantemente energía a tu perro.  En mi opinión, que la correa sea así de pesada impide en gran medida que esa energía fluya libremente.

Muchas personas usan este tipo de correas para evitar que en perro la muerda, pero no se dan cuenta de que el problema no es el material de la correa, sino la mala conducta del perro (o más bien, el mal liderazgo de su pawrent).

No trates de ponerle un parche al problema y ve al origen ¿Por qué tu perro muerde la correa? Quizá se deba a sobreexitación a la hora de salir de paseo. Recuerda que tu perro debe estar tranquilo antes de que le pongas la correa.

Correas de nylon

Estas son las que verdaderamente recomiendo, también hay una variedad infinita de tamaños y formas.

Hay correas de nylon muy cortas que las personas suelen usar con perros grandes para llevarlos muy cerca y mantener el control. Este tipo de correas no las recomendaría para el paseo diario, ya que es necesario que tu perro tenga cierta movilidad durante el paseo, para olfatear, por ejemplo.

Sin embargo estas correas pueden ser una buena opción para otro tipo de actividades como el entrenamiento (durante el que tu perro debería estar a tu lado) o mientras tu perro juega suelto en el parque, de manera que, de ser necesario, puedas tomarlo rápido.

Existen también correas dobles que consisten en una sola agarradera para dos perros. Éstas no las recomiendo porque, aunque puedan ser cómodas para los humanos, no lo son para los perros y reduce considerablemente su movilidad.

A mi parecer lo ideal es que la correa tenga una longitud de entre un metro a dos metros y medio, de manera que puedas llevar a tu perro a tu lado pero puedas darle cuerda para ofrecerle algo de movilidad.

Existen en el mercado correas de nylon de posiciones de dos o tres metros de largo, con ganchos gracias a los que puedes acortar o alargar la correa dependiendo de lo que desees, lo cual las hace muy versátiles.

 

La correa que escojas depende de tu preferencia, sólo recuerda a la hora de comprarla tomar en cuenta las necesidades de tu perro y no sólo las tuyas.

También es importante que adquieras los productos de tu perro en tiendas especializadas para asegurarte de que sean productos resistentes de calidad que valgan la inversión y que no signifiquen un riesgo para tu peludo amigo (Por ejemplo, ¡Una correa poco resistente que se rompa a mitad del paseo puede ser muy peligrosa!)

Sea cual sea la correa que escojas, lo importante es que saques a pasear a tu perro todos  los días. Aquí te ofrecemos algunos tips para dominar la actividad y sacarle el mayor provecho.

MASCOTAS