Es común (sobre todo en navidad) que haya personas que den una mascota como regalo, especialmente a niños. Claro ¿se imaginan la felicidad en la cara de un niño al ver un cachorro peludo y hermoso con un lazo gigante y decirle que es suyo?

Pues aunque esa imagen pueda hacerte ilusión, aquí vamos a explicarte por qué dar una mascota como regalo no es una buena idea.

Aunque sean pequeños y tiernos, los cachorros no son un juguete. Encargarse de una mascota es una gran responsabilidad y la decisión de tener una debe ser tomada por quien vaya a asumir ese compromiso. Además, todos los miembros de la familia deben estar de acuerdo con la decisión.

[Antes de tener un perro, se deben tomar en cuenta todas estas cosas]

Las razones

  • Los niños no están en capacidades de asumir la responsabilidad que implica encargarse de una mascota. Si bien la experiencia de crecer con animales es súper beneficiosa para ellos, y a través de ella se les puede enseñar cómo asumir la responsabilidad en un futuro, no puede recaer sólo sobre ellos.

 

  • Los cachorros (de cualquier especie) necesitan una dedicación exhaustiva. Necesitan estar bajo constante vigilancia y hay que tener el tiempo y la paciencia para educarlos debidamente.

 

  • Una mascota tiene un promedio de vida de mínimo diez años y pueden vivir muchísimo más. Tener una es una responsabilidad de largo plazo.

 

  • En el caso de los perros es muy importante no sólo que la persona tome la decisión de traer al can a casa, sino que también es vital que escoja el perro adecuado para ella de acuerdo a su nivel de energía, para evitar incompatibilidades. No puedes escoger eso por otra persona.

 

  • Al comprar un animal en una tienda estás colaborando con el negocio del abuso y la reproducción irresponsable y el tráfico de vidas. Estarás perpetuando un negocio de horror.

 

  • Hay personas que son alérgicas al pelo de los animales o pueden desarrollar alergias al estar en contacto con ellos.

 

  • Hay personas que son cariñosas y tolerantes con los animales pero que deciden no tenerlos por su estilo de vida o sus responsabilidades. No puedes decidir algo así por nadie.

Consecuencias

Dar una mascota como regalo puede desencadenar en que simplemente la persona o familia no quiera, o no sepa, asumir la responsabilidad que implica tener una mascota y en consecuencia el animal sufra en un ambiente donde no se satisfagan sus necesidades o termine en el abandono.

Además, cuando no se satisfacen las necesidades del peludo debidamente es muy probable que desarrolle problemas de conducta y eso también le traerá dolores de cabeza a la familia.

Alternativa

Si crees que a una persona querida le haría bien tener una mascota en su vida, habla con ella, motívala, ayúdala a informarse sobre las responsabilidades que implica y todos los beneficios que trae.

Si después de eso la persona decide asumir el compromiso y quieres ser parte activa de la experiencia, acompáñalo a los refugios a encontrar a su nuevo mejor amigo y asístela si necesita ayuda durante el proceso de crianza, pero por favor, nunca tomes una decisión tan importante por nadie.

No le alientes a comprar un perro. Estas son las razones para adoptar y no comprar animales.

Un perro o gato es un hijo peludo de cuatro patas. El compromiso no puede tomarse a la ligera. ¿Acaso le regalarías un bebé humano a tu amiga de instinto maternal?¿No verdad?

MASCOTAS