El clicker es un pequeño pulsador que emite un sonido, y es una herramienta que se utiliza como refozador positivo secundario en la educación canina.

Básicamente es una cajita de plástico con un botón que al oprimirlo hace “click”.

¿Cómo funciona?

La idea del entrenamiento con clicker es que el perro asocie un estímulo neutro para él (el sonido del click) con un estímulo positivo (comida, juguetes, caricias) mediante la repetición de la secuencia: Click + ESTÍMULO POSITIVO.

Así, después de varias repeticiones “Click+comida”, el perro aprenderá a asociar el sonido del click con la recompensa y pasará a significar la recompensa en sí misma.

“¿Para qué no simplemente darle el refuerzo de la comida y ya?” Te estarás preguntando. Porque, como sabrás, los perros viven en el presente todo el tiempo y tanto las correcciones como los refuerzos positivos que les demos deben ser lo más inmediatos posibles.

Con el clicker se le da mayor inmediatez al refuerzo. Es mucho más rápido pulsar un botón y que tu perro escuche el sonido (incluso a distancia) a que te acerques, le ofrezcas comida y se la coma.

Mientras más inmediato sea el refuerzo, mejor entenderá nuestro perro exactamente qué conducta estamos premiando.

La carga del Clicker

No me refiero a una carga eléctrica o a baterías (el clicker no requiere nada de esto). Se le llama cargar el clicker al proceso que debemos hacer para que nuestro perro asocie el sonido del click con un premio.

Para cargar el clicker lo ideal es que tu perro esté sin correa en un lugar cerrado y tranquilo donde no tenga distracciones (perfectamente puedes hacerlo en casa).

Asegúrate de tener a la mano el clicker y muchos premios que le encanten a tu perro. Las raciones pequeñas son lo mejor para evitar que se distraiga (haciendo el refuerzo más inmediato) y también evitar problemas de sobrepeso.

Ahora es momento de empezar la “carga” del clicker:

  1. No le des comida a tu perro antes de realizar el ejercicio, o asegúrate de que ya hayan pasado mínimo dos horas después de haberlo alimentado para que esté mucho más motivado por la comida.
  1. Ten el clicker en una mano y un premio en la otra.
  2. Haz click e inmediatamente dale el premio a tu perro.
  3. Es muy importante que primero hagas el click y luego (pero inmediatamente) le des la comida. Y dentro de lo posible evita hacer movimientos mientras hagas el click para que tu perro no asocie esos movimientos con la recompensa sino sólo el sonido.
  4. Repite el ejercicio hasta que veas que tu perro empieza a estar atento al sonido del click y ya lo asocie con la comida.

Recuerda leer el lenguaje corporal y la energía de tu perro: si al hacer click notas que levanta las orejas, mueve la cola o muestra entusiasmo de otra manera, entonces lo has logrado.

¿Qué no hacer?

  • No presiones el clicker más de una vez seguida por cada acción.
  • Nunca lo uses como un sonido para llamar su atención. Esto lo confundirá y no servirá para marcar las conductas deseadas.
  • Recuerda que el tiempo que pase entre la acción positiva y el sonido del click debe ser lo más corto posible.

Si a tu perro le da miedo el sonido del clicker

Puede suceder que a tu perro le dé miedo el sonido del clicker si es muy fuerte.

En este caso una cosa que puedes hacer es envolver el clicker en capas de cinta aislante para que el sonido sea menos intenso, y poco a poco, mientras avancen en el entrenamiento, puedes ir retirando las capas hasta eliminarlas todas.

También puedes usar el clicker dentro de tu bolsillo, pegado a tu pierna o detrás de tu espalda para que el sonido sea menos fuerte.

También hay clickers menos sonoros que otros y están hechos totalmente de plástico.

Sustituto para el clicker

También puede suceder que ninguna de esas alternativas te convenza lo suficiente o que simplemente no tengas un clicker o posibilidades de acceder a uno.

El clicker no es imprescindible, es sólo una herramienta. El refuerzo positivo secundario puedes lograrlo de muchas maneras.

Puedes hacer un chasquido con tu lengua, o usar una palabra corta, sólo asegúrate de que sea un sonido/palabra que tu perro no escuche normalmente y que sea siempre el mismo.

El sonido que uses para sustituir al clicker tiene que ser diferente de las órdenes o comandos que le enseñes para no confundirlo.

Otra alternativa también puede ser usar el click  de un bolígrafo, o de una tapa de frasco de metal (al presionarla hace click)

No sólo funciona con perros

Este método de refuerzo positivo no sólo funciona con perros, si no me crees puedes preguntarle a Nana Border Collie, ella es miembro de una familia que incluye un gato, un coati, un erizo, una zarigüella y siete ratas, todos entrenados con el método del clicker.

¿Suena increíble, no? ¿Te animarías a intentar este método de entrenamiento?

 

MASCOTAS