Todos sabemos que los perezosos llevan un estilo de vida lento.  Sin embargo, no hay animal más eficiente que un perezoso.

Aunque los perezosos han sido catalogados como los animales más lento del mundo, han estado en esta tierra por 64 millones de años; sobreviviendo animales más rápidos y depredadores.

“Evolucionaron para ser extremadamente lentos”, comenta Nisha Owen, del programa de conservación EDGE of existence de la Sociedad Zoológica de Londres.

“Lo asombroso es que su metabolismo es menos de la mitad de rápido que el de otros mamíferos, de manera que pueden ser extremadamente lentos para conservar energía.”

“Viven en las copas de los árboles, moviéndose muy sigilosamente, de manera que no atraen la atención ni de los depredadores que están en los árboles ni los que vuelan por los cielos”, explica Owen.

Le toma hasta 50 días descomponer una sola hoja. Si lo hiciera a la velocidad de los demás animales, las toxinas en las hojas podrían envenenarlo.

También, son longevos: las criaturas que viven a ritmo lento, viven más tiempo.

Por ende, después de querer ir más rápido, por desear llegar de primero, estar enfocados en la competencia; descubrir la genialidad y astucia de la actitud relajada de los perezosos, podría ser la estrategia evolutiva suprema.