A pesar de toda la literatura, películas e historias los humanos todavía no hemos encontrado el secreto de la vida eterna y vivimos por muy poco tiempo en comparación con estos increíbles animales que no necesitan cremas, inyecciones ni la mordida de un vampiro para vivir por mucho (mucho) tiempo.

Molusco Ming. Foto: ScienceNordic

Almejas de Islandia (Artica Islandica)

Esta especie vive en el norte del Océano Atlántico y puede vivir más de 100 años de acuerdo con declaraciones que dio el biólogo marino, Rob Witbaard, del Instituto Real Holandés para la Investigación Marina, al sitio web ScienceNordic. La edad de esta especie se puede calcular contando la cantidad de “anillos” formados en la superficie de la almeja, y se cree que puede vivir tanto gracias a su lento metabolismo.

Se hizo famosa gracias al descubrimiento en el año 2006 del molusco Ming, al que se le calculó 405 años de vida, lo que le valió el ingreso al libro del Record Guinness. Sin embargo, en el año 2013 los investigadores que lo descubrieron anunciaron que se habían equivocado y que en realidad la edad del molusco alcanzaba los 507 años al momento de descubrimiento cuando desafortunadamente murió. Se le asignó el nombre Ming por la dinastía china que duró casi 300 años en el poder, época durante la cual habría nacido esta longeva almeja, la cual se le considera el animal más viejo del mundo.

Tortuga

Tortugas (Testudinidae)

Son una de las especies más longevas del planeta ya que pueden vivir 100 años en promedio. Al igual que las almejas, las tortugas gozan de un lento metabolismo que les permite quemar la energía poco a poco y vivir una vida más zen que nosotros y otros animalitos. Pero al contrario de las almejas, son más las tortugas famosas por sus años de vida.

Una de las más conocidas fue Harriet, quien fuese recogida por Charles Darwin en las Islas Galápagos en 1835 y se encontraba en el Zoológico de Australia al momento de su muerte en el año 2006 a la edad de 175 años. Adwaita fue otra tortuga famosa que se encontraba en el Zoológico de Alipore en India para el momento de su muerte en el año 2006, y se presume que vivió hasta 250 años. Actualmente vive en Plantation House, en la Isla de Santa Elena del Reino Unido, Jonathan, la tortuga viva más longeva con 185 años y el año pasado ¡recibió su primer baño!

Ballena de Groenlandia

Ballena de Groenlandia (Balaena mysticetus)

Esta ballena, también conocida como ballena boreal, habita en el Ártico y puede llegar a vivir hasta 200 años gracias a su baja temperatura corporal y lento metabolismo, por lo que eran consideradas los mamíferos más longevos conocidos hasta el momento (hasta que llegó el Tiburón de Groenlandia a tumbar el título).

De acuerdo con BBC Nature, esta especie solo es superada en tamaño por la ballena azul, posee la boca más grande de los animales y se alimenta principalmente de crustáceos. Según National Geographic, una ballena murió en el año 2007 a los 130 años y su edad pudo ser calculada en parte gracias a que llevaba una punta de arpón en su cuello, la cual se asume fue un arma fabricada alrededor del año 1880 y que el animal cargó por más de 100 años.

Erizo de Mar Rojo

Erizo de mar rojo (Strongylocentrotus franciscanus)

Este erizo habita en el Océano Pacífico en aguas de poca profundidad y se cree que puede llegar a vivir hasta 200 años de acuerdo con un estudio publicado por científicos de la Universidad de Oregón y el Laboratorio Nacional Lawrence Livermore de Estados Unidos.

Nuevos métodos bioquímicos y nucleares para comprobar la edad de los erizos han demostrado que pueden vivir mucho más de 7 a 15 años (la edad que se les calculaba anteriormente) ya que parecieran no mostrar señales o indicativos de deterioro o envejecimiento. Aparentemente no mueren de vejez como nosotros, pero sí son vulnerables a depredadores y condiciones ambientales adversas.

Tiburón de Groenlandia. Foto: BBC Earth

Tiburón de Groenlandia (Somniosus microcephalus)

Son conocidos como los vertebrados vivos más longevos hasta el momento ya que pueden llegar a vivir hasta 400 años y su promedio de vida se encuentra en 272 años, de acuerdo con investigadores de la Universidad de Copenhagen, citados por CNN. Viven tanto que van con calma y se desarrollan sexualmente aproximadamente a los 150 años (¿cuál es el apuro, verdad?).

Al igual que la Ballena Boreal, pueden adaptarse a temperaturas extremadamente bajas. Al tener una piel más suave, no se les forman los “anillos” con los cuales se suele calcular la edad de algunas especies, así que, según la BBC, investigadores utilizaron datación por radiocarbono para calcular la edad del animal que, aunque no es un método muy específico, logró determinar que la hembra tiburón a la que encontraron más longeva probablemente nació entre los años 1501 y 1744.

Tuatara

Tuatara (Sphenodon)
Un reptil que se extinguió en Europa hace 70 millones de años todavía existe en Nueva Zelanda y puede llegar a vivir hasta 120 años. Como las especies anteriores, el secreto de su longevidad está en su lento metabolismo y su capacidad para adaptarse a extremas bajas temperaturas.

La peculiaridad de este animalito es que aunque parezca un lagarto regular, en realidad es parte de la orden Rhynchocephalia de reptiles que habitaron la tierra hace 200 millones de años. El más conocido se llama Henry y vive en el Southland Museum and Gallery de Nueva Zelanda, ¡donde se convirtió en padre por primera vez en el año 2009 a los 111 años!

Medusa Inmortal. Foto: New York Times


Medusa inmortal (
Turritopsis dohrnii)
Probablemente la especie que realmente podría considerarse “inmortal” sea esta medusa que no muere de vejez, sino que es capaz de regresar a su estado de inmadurez como si de volver a nacer se tratara, una y otra vez. Sin embargo, esta sí puede morir por enfermedades o depredadores.

Maria Pia Miglietta, investigadora de la Universidad Estatal de Pensilvania explica el proceso a National Geographic como una transformación que sucede cuando la medusa se ve amenazada por daños físicos, en vez de morir todas las células vuelven a un estado joven que luego se desarrolla en una colonia de pólipos, un proceso mediante el cual puede “clonarse” en cientos de copias idénticas, por lo cual la investigadora presume que es el motivo por el cual están “invadiendo” todos los océanos. Según Miglietta es probable que estas medusas estén tomando la cola en los barcos de carga y con eso logran viajar largas distancias y reproducirse en zonas distantes.

 

¿Qué otros animales todavía no hemos descubierto que hayan vivido mucho más que estas especies? Cada vez la naturaleza nos sorprende con nuevas revelaciones que nos demuestran lo breve que es nuestra estadía en este planeta. ¡Hagamos que valga!

Curiosidades